HISTORIA HISTORIA.

 
Entre Pueblos
ANUNCISE AQUI. INCREMENTE SUS VISITAS
   Inicio    El tiempo Teléfonos de Interés Ministerios de España   Historia de España   Pueblos más Vistos      

Peliculas de Cine
 

Inicio > Cáceres > ZARZA LA MAYOR > HISTORIA ZARZA LA MAYOR

HISTORIA - HISTORIA ZARZA LA MAYOR


INTRODUCCIÓN



Zarza la Mayor, situada al noroeste de la provincia de la Alta Extremadura, es una bonita población que ofrece al curioso viajero una atractiva oferta cultural gracias, entre otros factores, a su importante patrimonio histórico artístico, legado de una existencia secular, y a una naturaleza que aún se mantiene, en gran medida, virgen, deleitándonos con paisajes llenos de color y contraste.

Quien visita la localidad, al pasear por sus amplias y soleadas calles, queda sorprendido al contemplar la belleza de los edificios y casas que conforman el núcleo urbano, que en numerosas ocasiones le hablan de un pasado glorioso, digno de ser narrado.



Rememorar ese periplo histórico de Zarza la Mayor nos lleva a situarnos muy atrás en el tiempo, allá dónde se pierde la memoria y se mezclan, a partes iguales, mito y realidad.



Los tiempos prehistóricos



Todo empezó mucho antes de que se hiciera factible el surgimiento del pueblo tal como hoy lo conocemos. Viajemos hasta la época prehistórica. Por aquel tiempo unas gentes procedentes del centro de Europa comenzaron a llegar a la Península Ibérica. Eran los celtas. Dicha etnia estaba constituida por diferentes tribus, que tras su llegada se fueron instalando en distintos lugares. A la zona comprendida actualmente por las provincias de Salamanca, Ávila y el norte de la de Cáceres les correspondió albergar al clan indígena conocido como Vettones. Por lo tanto fue este pueblo el primero en habitar el actual término zarceño. De aquel pretérito tiempo han llegado hasta nuestros días un sinfín de ruinas que delatan la forma de vida y organización social de aquellas gentes. Cobran importancia ante todo los restos relativos a la arquitectura funeraria. Así podemos mencionar un amplio número de dólmenes entre los que destaca el conocido como Pata de Buey, ubicado al norte de la actual población de Zarza la Mayor, que responde a la tipología de sepulturas de falsa cúpula. La cronología nos sitúa en plena Edad del Hierro, allá por el I milenio a.C.



Roma



La vida relativamente pacífica que dominaba aquella época se vio repentinamente trastornada por la llegada, primero de los cartagineses y poco después, de los romanos. Ambos se enfrentaron por la conquista de la tierra, viéndose implicados en la disputa los pueblos indígenas autóctonos, caso de los Vettones. El tipo de hábitat en la llanura se canjeo por el de los lugares en alto o de difícil acceso, buscando así una mejor defensa ante el enemigo. También conservamos restos de este cambio, siendo el poblado castrense de Las Moreras el más representativo. Con el transcurso del tiempo finalizaron las guerras y victoriosa Roma, comenzó un largo periodo de paz y bonanza, durante el cual podemos rastrear indicios factibles que darán lugar, más tarde, a la fundación de la actual Zarza la Mayor.



Efectivamente, a partir de la segunda mitad del I milenio a C., comienzan a surgir un buen número de poblados, debidos al nuevo modelo urbano implantado por Roma. Son los conocidos como oppida, o villae, ubicados todos en la legendaria provincia de Lusitania. En término zarceño los hallazgos arqueológicos dan fe de ello. Es sobre todo la aparición de lápidas y cipos funerarios con caracteres latinos, los que ofrecen interesantes datos sobre este crucial momento. Entre todas las laudes merece destacarse una, que contiene un nombre, Interamnia. Los últimos estudios parecen confirmar que ésta pudo ser la antigua denominación de Zarza la Mayor. Una población estipendiaria, cuya importancia se ratifica con la inclusión de citado topónimo en la lápida conmemorativa por la erección del famoso Puente Romano de Alcántara, situado escasamente a 30 Kms de la actual villa zarceña.



La etapa latina termino bruscamente. Fueron las invasiones de pueblos bárbaros las que sumieron en sombras y vagas noticias aquel tiempo intermedio, del que sólo llegan referencias sobre continuas guerras que esquilmaron la vida de los campesinos. Y así fue hasta la entrada en escena de los árabes, ya en el siglo VIII de nuestra era.



Llegan los árabes



A la etnia berebere le toco en fortuna ocupar aquella tierra. Recuperaron la tradición ganadera de los míticos Vettones y también, para no ser menos, otra vez tornaron los conflictos bélicos por alcanzar el poder. Los antiguos asentamientos prerromanos y los propiamente romanos fueron en muchos casos reutilizados por los nuevos pobladores, pero en ocasiones se construyeron ex profeso otros. Ahora, y debido a la violenta sociedad, la arquitectura de tipo militar va a ser la que prime. En el término zarceño se levantaron gallardas fortalezas, unas veces ocupando las crestas de la sierra y otras, lamiendo el paso de la ribera llamada de Eljas. Nacieron entonces los imponentes castillos de Racha Rachel, Benavente, Bernardo, Hernan Centeno y Peña de Frey Domingo. Todos gozaron de vital importancia, pero fueron los dos primeros quienes dejaron amplia estela de su existencia.



La llamada reconquista sonaba entonces en la Península Ibérica. Las tropas cristinas bajaban desde el norte en lucha feroz por desterrar a los infieles seguidores de la Media Luna. Tras las primeras escaramuzas, que nunca llegaron a tomar un palmo de terreno, le sucedieron las grandes campañas de conquista. Era el final del siglo XII y comienzos de la siguiente centuria. Comenzaba la historia real de Zarza la Mayor



Reconquista y Edad Media



Fueron las tropas del monarca leonés Alfonso IX las protagonistas en los sucesos bélicos que iban a cambiar para siempre la configuración y dominio de aquellas tierras. La fecha clave, el año 1212. Aprovechando el desconcierto causado entre los musulmanes a causa de su derrota en la batalla de las Navas de Tolosa, los soldados cristianos ocuparon la mayor parte de la actual provincia de Cáceres. Ya nunca más volvieron a perder su poder. El territorio recientemente conquistado es distribuido por los reyes entre diferentes organizaciones para que sean éstas quienes se encarguen desde entonces de su administración y defensa. La zona occidental de la provincia cacereña es de este modo entregada a los monjes soldados de la Orden Militar de Alcántara. Ahora, en esa franja de terreno, dónde antes se levantaban torres y alquerias árabes, se construyen soberbios castillos y van surgiendo gran número de poblados para acoger a los colonos que llegan procedentes del norte. Entre estos poblados y castillos destacan dos, La Zarza, viejo caserío de pastores venido a más, y Peñafiel, la otrora antigua fortaleza musulmana de Racha Rachel, ambos citados en un texto de 1251. Es el segundo de ellos quien gozara de mayor prestigio durante toda la época medieval, gracias a que los caballeros alcantarinos le designan como cabecera de una de sus Encomiendas, titulada de Peñafiel y la Çarça. Esta importancia se ratifica en 1323, cuando debido a circunstancias desfavorables, los vecinos de la Çarca, deciden abandonar sus hogares e instalarse junto a los recios muros de la fortaleza buscando protección. Junto al castillo, actualmente, aún se pueden observar los cimientos de aquellas primitivas casas que dieron lugar al poblado medieval de Peñafiel.



No fue por mucho tiempo aquel traslado. En el año 1356 el maestre alcantarino concede un segundo Fuero y Carta de Martiniega a los pobladores que emigraron, con el objetivo de que retornen al antiguo asentamiento. Peñafiel se abandona definitivamente y la ya villa de La Zarza comienza a brillar con luz propia. Es su momento estelar.



Deberán pasar aún bastantes años, repletos de luchas y problemas con poblaciones contiguas, para que los zarceños puedan disfrutar de su hegemonía plena, la cual vio la luz en las primeras décadas del siglo XVI.



Los tiempos modernos



El mil quinientos significa un tiempo de esplendor en la historia local de La Zarza. El crecimiento demográfico se refleja en un desarrollo urbano muy interesante, dónde el modelo de pueblo cerrado entre murallas y con apenas infraestructuras, es cambiado por el de la visión de una población extensa, dónde la vida fluye por sus calles. Se construyen destacados edificios, tanto de carácter civil como religioso, tales como la iglesia parroquial y los diferentes palacios y residencias de hidalgos. Los zarceños llevan el nombre de su pueblo natal incluso allende los mares, participando en la gran empresa de la colonización americana. El esplendor cultural choca con la crudeza de la sociedad, que cristaliza su estructura antagónica de clases, dando primacía a las familias nobles, dueñas del terrazgo y de la riqueza municipal, mientras que el pueblo llano, formado por una ingente grey de campesinos, deambula a la sombra de aquellas.



La vida diaria gira en torno a la explotación agroganadera del extenso término municipal, que recibe anualmente gran número de cabezas de ganado trashumante, ávidas de llegar a los pastizales de la importante dehesa de Benavente, origen de la riqueza zarceña. Serán precisamente los trashumantes uno de los problemas clave de este siglo en el desarrollo de Zarza la Mayor, al detentar para sí la mayor parte del terrazgo, dejando a muchos zarceños sin apenas recursos para sobrevivir. Defensores acérrimos de este sistema de explotación de la tierra son los Comendadores, que tratan de mantener su status social con la pervivencia de usos feudales. Enfrente surge la oligarquía rural, compuesta por hidalgos y labradores enriquecidos, que ven como el antiguo poder medieval frena sus ansias de poder. Este será otro de los factores que caracterizaran la centuria, el choque entre poderes, uno creciente y el otro sumiéndose más en el olvido.



De esta forma, envuelta la monotonía en constantes disputas iniciadas por unos y otros, vieron los zarceños pasar el tiempo, hasta que de nuevo se presento, para desestabilizar definitivamente aquel frágil equilibrio, la guerra de Portugal, ya en pleno siglo XVII.



Las guerras con Portugal y el fin de una época



En cualquier narración histórica que se precie, hay momentos que quedan grabados para siempre en la memoria colectiva de los protagonistas, momentos que señalan el fin o el comienzo de etapas y que marcan el rumbo futuro a seguir. Zarza la Mayor tuvo dos hitos en su devenir. Uno ya lo mencionamos al tratar del dominio romano, cuando parece confirmarse la existencia de un poblado como germen y antecedente para el surgimiento del núcleo zarceño posterior. El segundo momento estelar acaeció a mediados del XVII, fruto de un nuevo periodo de guerras a las que tan acostumbrados estaban ya sus habitantes. El motivo fue la revuelta independentista del vecino reino de Portugal. Debido a su situación, extremadamente fronteriza, Zarza la Mayor sufrió como pocas poblaciones los rigores del conflicto. Desde 1640 hasta 1668 tuvieron que soportar los zarceños varias intentonas lusas por tomar el pueblo, y en todas ellas hubo motivos suficientes para recordar lo sucedido y trazar un antes y un después. En los primeros compases de la guerra, en 1644, llego el primer golpe. Fue concretamente el 18 de mayo de aquel año cuando, tras un ataque fallido de los portugueses, rechazados una vez más por los bravos zarceños, sucedió la explosión y derrumbe posterior del polvorín, ubicado en los sótanos de la torre parroquial. El infortunio quiso que más de 300 personas perecieran bajo los escombros. Años después, ya sin la defensa de la preciada atalaya, fue fácil para los lusitanos conquistar definitivamente la plaza, aunque no sin haberse defendido cara la posición. Cinco días duro el asedio final. El 16 de junio de 1665 Zarza la Mayor fue derrotada y sus moradores desterrados a otros lugares. Fue el segundo y definitivo golpe.



Hasta tres años más tarde no retornaron. Zarza resurgió de sus cenizas y levanto otra vez casas, iglesias, ermitas, palacios… Pero el destino parecía no conformarse con el alto precio pagado y quería aún más sacrificio. Otra vez una guerra, ahora a comienzos del siglo XVIII, y otra vez los eternos rivales, los portugueses. Vuelta a empezar: ataques, escaramuzas, asedios, violencia sin límite. El aplaudido Marqués de Las Minas era el general de las tropas lusitanas que dieron al fuego a Zarza la Mayor un 5 de mayo de 1705. No hubo mucha resistencia esta vez. Abandono y regreso se repitieron y, por fortuna, para quedarse definitivamente. La fecha: 1713



Después de todo el periplo negativo no parecía que los zarceños tuvieran ánimos para retomar la antigua grandeza. No fue así. Si su cercanía a la frontera les causo antaño grandes males y a punto estuvo de hundir su nombre para siempre en la simas del olvido, fue ahora esa proximidad la excusa perfecta para sentar la esperanza. A falta de oficio mejor, muchos zarceños se dedicaron al comercio, al contrabando, al intercambio de bienes con la nación vecina, y de esa manera surgió en 1749 un proyecto ilustrado: La Real Compaña de Comercio y Fábricas de Extremadura, dónde la seda y su manufactura fue la base. Pero los renglones de la historia se torcieron de nuevo y a poco de su fundación, el sueño de mejorar se fue al traste. Dicen que la mala gestión administrativa fue una de las causas.



Con el cierre de aquella fábrica se enterraron las ilusiones de cambio de la gran mayoría de zarceños. Sólo unos pocos sacaron provecho de la ocasión. Ahora todo quedaba en sus manos. Era el momento de los burgueses, de los nuevos ricos y de algunos viejos linajes reflotados.



Desde el siglo XIX hasta la actualidad



Con un nuevo precedente, ya clásico, de conflictos militares (Guerra de la Independencia), dónde otra vez los zarceños dejaron constancia de su valor y coraje frente al constante peligro, se inicio la centuria del XIX. Una época convulsa a nivel nacional que iba a dejar enorme huella en Zarza la Mayor, aunque de talante negativo. Aquel siglo fue el tiempo de grandes cambios que, lamentablemente, no tuvieron eco en la organización social. La gran mayoría de los zarceños, cuyo número crecía imparable, subsistían en un extenso término municipal del cual apenas poseían un 25% del terrazgo para poder trabajarlo. La única salida posible a aquella anquilosada estructura, la conocida Desamortización, no consiguió el objetivo deseado y sus efectos resultaron aún más demoledores. Ahora, mediado el siglo, casi todo el terrazgo estaba en manos de unos pocos terratenientes y familias privilegiadas, dueñas absolutas tanto de la vida política como de la economía local. Los viejos linajes afianzaron su poder. Pero también surgieron nuevos hacendados que trataron, cuando menos, de equiparse a los primeros. En cambio, el resto de la población se hundía cada vez más en la miseria, abocados a la mendicidad. La pobreza incito a muchos a emigrar a mejores tierras: unos hacia el continente americano, y otros alternando la vieja Europa con la propia nación española. Por otro lado, las enfermedades, la carestía alimenticia y los periodos de crisis agrícolas dinamitaban frecuentemente los índices de mortalidad, que alcanzaron valores muy elevados, únicamente contrastados con una alta tasa de nacidos. Y con aquel panorama tan desolador se entró en el siglo XX.



Las primeras décadas se caracterizan por la agitación de la masa campesina en busca de mejoras para su débil y precaria situación. Los movimientos de ideas socialistas ganan muchos adeptos en Zarza la Mayor, cuya población obrera atisba un alíto de esperanza en las promesas de cambio que van llegando poco a poco. La oligarquía, recelosa de lo que pueda ocurrir, permite ciertas concesiones, pero en definitiva todo transcurre de forma muy parecida al periodo anterior. Con el pronunciamiento de la II República en 1931 se confirman por fin las pretensiones de cambio tan ansiadas. Durante unos años la vida local se inclina a favor de los más desprotegidos y algunos personajes alcanzan gran protagonismo como lideres del giro dado a la situación. Este es el caso del alcalde socialista en gran parte de la etapa republicana, Julián Notario, quien llevo a cabo diversas acciones a favor de los campesinos y obreros zarceños, como por ejemplo impulsar medidas que mitigaban en parte el paro laboral, uno de los grandes males de aquellos años. Pero el cambio también produjo una fractura total en la sociedad, que llegaba ya muy dividida en dos grandes bloques antagónicos. Los insultos y peleas entre unos y otros (izquierda y derecha) fueron notables, sentándose las bases del odio mutuo, que enseñaría su cara más cruel tras el Alzamiento Nacional y el inicio de la Guerra Civil en 1936.



La memoria histórica colectiva recuerda con tristeza el verano de aquel fatídico año y las muchas vidas que sesgo la nueva etapa que tras él daba inicio. Otra vez las riendas del poder tornaron a los privilegiados y, pese a algunas ligeras modificaciones respecto al pasado más próximo, las condiciones de vida se repitieron. Fue la época de la Dictadura Franquista, con altibajos en su discurrir, durante el cual el pueblo de Zarza la Mayor recogió algunos avances generales al resto de localidades de la provincia y España en general. Pero el carácter eminentemente rural persistió, basándose la economía local y la escasa industria existente en el cultivo de la aceituna, el cereal y el pastoreo de algunos cientos de cabezas de ganado lanar y vacuno. Fue también un periodo que conoció la emigración masiva de los vecinos en busca de mejores expectativas. Los índices demográficos, que hasta la fecha no habían dejado de ascender, frenaron bruscamente y desde entonces su ritmo decreciente fue constante.



Con los años 60 y la apertura del régimen a nivel internacional, se notaron ciertos avances. La luz, el agua corriente y ciertos servicios esenciales se hicieron ya de dominio público. El final de la Dictadura y los primeros años de vida en democracia trajeron definitivamente aires nuevos. La estampa del pasado se fue borrando poco a poco de las calles y fisonomía urbana de Zarza la Mayor. El status de vida acelero el paso y, aunque lentamente y salvando serios obstáculos, se consiguió olvidar las etapas grises y afrontar el futuro con energía e ideas renovadas.



Y esta es la imagen que ofrece Zarza la Mayor y sus gentes en la actualidad. Un pueblo arropado por antiquísimas tradiciones, con una gran historia particular digna de ser contada y conocida, abierto al porvenir de par en par. Un lugar que se debe descubrir y conocer a fondo. Merece la pena el intento.

Ref: 14230 - Ultima modificación:11-10-2009
Añadir articulo | Reportar Error | Enviar aun Amigo/a

Volver a HISTORIA ZARZA LA MAYOR
Volver al pueblo de ZARZA LA MAYOR
Volver a Cáceres
Volver a entrepueblos.com

Otros pueblos de España: A Coruña -Álava -Albacete -Alicante -Almería -Asturias -Ávila -Badajoz -Baleares -Barcelona -Burgos -Cáceres -Cádiz -Cantabria -Castellón -Ceuta -Ciudad Real -Córdoba -Cuenca -Girona -Granada -Guadalajara -Guipúzcoa -Huelva -Huesca -Jaén -La Rioja -Las Palmas -León -Lleida -Lugo -Madrid -Málaga -Melilla -Murcia -Navarra -Orense -Palencia -Pontevedra -S.C de Tenerife -Salamanca -Segovia -Sevilla -Soria -Tarragona -Teruel -Toledo -valencia -Valladolid -Vizcaya -Zamora -Zaragoza si desea volver a la página principal de www.entrepueblos.com pulse aquí.

 
EntrePueblos.com pagina de todos los pueblos y municipios de España