HISTORIA NICOLASÍN Y NICOLASÓN (CUENTO).

 
Entre Pueblos
ANUNCISE AQUI. INCREMENTE SUS VISITAS
   Inicio    El tiempo Teléfonos de Interés Ministerios de España   Historia de España   Pueblos más Vistos      

Peliculas de Cine
 

Inicio > Córdoba > LA CARDENCHOSA > HISTORIA LA CARDENCHOSA

NICOLASÍN Y NICOLASÓN (CUENTO) - HISTORIA LA CARDENCHOSA


Cuenta esta historia que en un pueblecito ubicado en una remota lejanía había dos amigos que se llamaban NICOLAS, uno era grandote, muy bruto, malo, atrevido y sinvergüenza, mientras que el otro era flaco, inteligente y todo bondad y generosidad.

Para diferenciarlos, la gente de allí, los llamaba Nicolasín al flaco y Nicolasón al grandote.
Un buen día Nicolasón le dijo a Nicolasín:
- Oye, Nicolasín tú tienes solo 1 caballo y yo tengo 4; si tú trabajas toda la semana con los 5 caballos yo te presto los 4 míos para que ares los domingos la tierra.
- Bueno dijo Nicolasín, y entonces fue que un domingo de sol en que la gente pasaba para la iglesia vio a Nicolasín que aró y aró sin descansar y comentó “Que trabajador que es Nicolasín”.

Así fue por un tiempo hasta que un día Nicolasín azuzó a los caballos diciendo
¡ Ay, se escapan mis 5 caballos!!!, y un comedido fue a contarle a Nicolasón, quien le dijo:
- Como vuelvas a decir que son tuyos los 5, te mato el caballo”- Y otra vez al otro día Nicolasín fue y azuzó los caballos diciendo ¡¡¡Aaayyy mis 5 caballos se escapan!!!,
entonces Nicolasón enfurecido le mató el caballo.
Triste, Nicolasín le sacó el cuero a su caballo, lo puso en una bolsa, se lo echó al hombro y partió hacia la campiña, era ya de noche cuando al pasar por una casita, vio por la ventana a una mujer y un cura que se disponían a comer, había pastel y vino en la mesa. Siguió su camino y se encontró con un hombre que venía enfurecido, se puso a conversar con él y le contó que odiaba mucho al cura del pueblo por que se enteró que andaba en amoríos con su mujer.

Nicolasín le contó que el andaba de paso y que tenía mucha hambre, entonces el hombre lo invitó a cenar a su casa. Se sentó a comer con el hombre y su mujer, cuando puso la bolsa en el piso, ésta crujió, entonces el hombre le preguntó que llevaba ahí y Nicolasín le dijo que llevaba un duende que le decía que había pastel escondido, el hombre busca y descubre el pastel, al rato le dice que el duende le estaba diciendo que había vino escondido, otra vez el hombre busca y encuentra el vino, entonces, el hombre quiere comprarle el duende, le dice que le dará todos los duros que posee pero que antes le pediría que traiga a su más odiado enemigo. Nicolasín conversa con el duende y le dice que su más odiado enemigo estaba en el ropero, el hombre abre el ropero y lo descubre al cura; furioso le propina una golpiza, saca los duros, se los da a Nicolasín y le dice que también se lleve con él al cura, Nicolasín le entrega su cuero y parte junto al cura al que lo llevaba atado con una cuerda.

Cuando salen, el cura le suplica: - Oye, deja que me vaya, mira, si me dejas en libertad, te daré muchos duros y unas ovejas, - De acuerdo, dice Nicolasín. Van hasta la iglesia, el cura le entrega sus ovejas y los duros, él lo suelta al cura y parte con la bolsa llena de duros y las ovejas.

Así llega Nicolasín nuevamente a la Aldea donde vivía y llama a un niño y le dice:- Ve y dile a Nicolasón que me preste su balanza para pesar estos duros.-
Intrigadísimo Nicolasón viene con la balanza y le pregunta extrañado de donde había sacado tantos duros y ovejas, Nicolasín le dice que al fin de cuentas cuando él mató a su caballo le hizo un favor; porque el cuero hace mucha falta por éstos tiempos y lo vendió muy bien.

Nicolasón, se va a su casa y apresurado mata a sus 4 caballos y sale por las calles de la Aldea ofertando sus cueros, sin conseguir que nadie le compre ni siquiera uno; al darse cuenta del vil engaño, comienza a refunfuñar diciendo: “Esto me lo pagará Nicolasín”.

Por su parte, Nicolasín que era todo bondad trajo a vivir con él a su abuela, una viejecita que estaba muy sola, y le prestó un gorro muy bonito que él tenía para dormir. Esa noche cuando estaban durmiendo y todo estaba en silencio, Nicolasón entró en la pequeña casita, tanteó y se decía: es el gorro de Nicolasín y velozmente le propinó un hachazo. Cuando al otro día despertó Nicolasín se encontró con que su abuelita estaba muerta.

Muy apenado, Nicolasín sentó a su abuela en la jardinera y partió hacia el poblado, llegó así a la taberna, entró y le pidió al bolichero: - Ve y llévale un trago a mi abuelita, grítale porque es muy sorda; así hizo el cantinero: le dijo muy fuerte, ¡Tome, le manda su nieto! Y la viejita ni se movía, otra vez insistió, ¡Tooome, que le manda su nietooo!!!, y al ver que no respondía, la empujó con el vaso, la abuela se cayó de la jardinera y quedó inmóvil, asustado el cantinero entró a la taberna y le dice a Nicolasín: ¡Por favor , no le digas a nadie que maté a tu abuelita, yo le daré un entierro de oro y te daré muchos duros.

Así fue que después de enterrar a su abuelita y con la bolsa cargada de duros Nicolasín llega de nuevo a la aldea, y manda otra vez al muchacho vecino a pedirle prestada la balanza a Nicolasón.

Nicolasón, seguro de que había matado a Nicolasín, no cabía en su asombro y se va a la casa de éste a ver de qué se trataba. Entonces, Nicolasín le dice: - Tú creíste que me habías matado, pero mataste a mi abuelita, y yo la llevé en la jardinera y la vendí en el pueblo y me dieron muchos duros.

Fue así que Nicolasón mataba todas las viejas que encontraba y repartió hachazos, llenó la jardinera de abuelas y salió gritando “Vendo cadáveres”!!! . Un anciano se acercó a la jardinera, vio a las viejas amontonadas y lo denunció a la autoridad. Inmediatamente lo encerraron en la cárcel, donde pasó allí mucho tiempo, tramando planes maquiavélicos, invadido por oscuras tribulaciones. Nicolasón que era grandote y bastante roñoso, sale un día dispuesto a vengarse…

Llegó furioso a buscar a Nicolasín, lo agarró del cuello, lo metió en una bolsa y salió dispuesto a matarlo y tirarlo lejos. Cuando pasó por una Iglesia, decidió rezar por las viejas que había matado, así que dejó la bolsa afuera y entró.

Mientras, adentro de la bolsa Nicolasín escucha que pasa un pastor lamentándose y decía: “¡Aaay, cuando me llevará el Señor, estoy cansado de la vida, me molestan éstos duros y éstas ovejas! Entonces, Nicolasín le dice: - Oye, buen hombre, aquí, dentro de la bolsa, mira yo tan joven y con tantas ganas de vivir, me llevan prisionero y tú que ya no quieres vivir más porque no tomas mi puesto. El anciano le dijo: - Está bien, toma mis ovejas y mis duros, y tú tírame en la parte más profunda del río. Así hicieron, el viejo sacó de la bolsa a Nicolasín y se metió él, cuando Nicolasín la ató bien, partió corriendo.
Al rato salió Nicolasón de la iglesia, subió la bolsa a cuestas y se fue camino al río, llegó y la revoleó en medio de la corriente.
Volvía por el camino y al doblar por un recodo, ve sentado a Nicolasín contando los duros y las ovejas.
Horrorizado Nicolasón le pregunta como puede ser que estuviera ahí si él lo había tirado al río; a lo que Nicolasín le respondió: -Lo que pasó es que cuando yo caí en el fondo, allí estaba un hada que me salvó la vida y me dio todo esto.
Nicolasón le contestó: Miiira Nicolasííín!!!, siempre fuimos graaandes amigos, ¡¡¡tírame al río!!!, yo me meto y tú me empujas!!!; así hicieron y ése fue el fin de Nicolasón.
Nicolasín vivió feliz por muchísimos años.



* Este cuento de antaño para niños, es uno de los que nos contaba a todos los chicos de la familia un tío que hace muy pocos días nos dejó, es algo tragicómico, nos reíamos demás de sus expresiones y los gestos con los que los contaba; él decía que se lo contaba su madre, (mi abuela) yo no hace muchos años le hice que lo contara de nuevo para que no se nos olvidara y lo fui copiando tal cual con el condimento de palabras propias de su vocabulario, que seguro él le aumentaba, ahora lo comparto como un recuerdo a su persona, espero que les guste.

Con afecto para la gente de La Cardenchosa.


Patri de Argentina.

Ref: 21344 - Ultima modificación:21-04-2015
Añadir articulo | Reportar Error | Enviar aun Amigo/a

Volver a HISTORIA LA CARDENCHOSA
Volver al pueblo de LA CARDENCHOSA
Volver a Córdoba
Volver a entrepueblos.com

Otros pueblos de España: A Coruña -Álava -Albacete -Alicante -Almería -Asturias -Ávila -Badajoz -Baleares -Barcelona -Burgos -Cáceres -Cádiz -Cantabria -Castellón -Ceuta -Ciudad Real -Córdoba -Cuenca -Girona -Granada -Guadalajara -Guipúzcoa -Huelva -Huesca -Jaén -La Rioja -Las Palmas -León -Lleida -Lugo -Madrid -Málaga -Melilla -Murcia -Navarra -Orense -Palencia -Pontevedra -S.C de Tenerife -Salamanca -Segovia -Sevilla -Soria -Tarragona -Teruel -Toledo -valencia -Valladolid -Vizcaya -Zamora -Zaragoza si desea volver a la página principal de www.entrepueblos.com pulse aquí.

 
EntrePueblos.com pagina de todos los pueblos y municipios de España