HISTORIA HISTORIA DE VILLARROBLEDO.

 
Entre Pueblos
ANUNCISE AQUI. INCREMENTE SUS VISITAS
   Inicio    El tiempo Teléfonos de Interés Ministerios de España   Historia de España   Pueblos más Vistos      

Peliculas de Cine
 

Inicio > Albacete > VILLARROBLEDO > HISTORIA VILLARROBLEDO

HISTORIA DE VILLARROBLEDO - HISTORIA VILLARROBLEDO


El actual emplazamiento de la ciudad data de 1292, según diversas fuentes. Sin embargo, dentro del amplio término municipal, existen vestigios de casi todas las culturas históricas que han poblado la Península Ibérica, atestiguando poblamientos, más o menos estables e importantes, desde el Paleolítico Inferior.


Hallazgos arqueológicos:
Entre los parajes de La Jaraba y La Paradica, se han encontrado diversos ejemplares (raederas, limazas, etc.) de industria lítica, trabajados sobre núcleos o lascas y correspondientes al Achelense Superior (Paleolítico Inferior), que constituyen una de las manifestaciones humanas más antiguas de la provincia y se pueden contemplar en la actualidad en la excepcional sección arqueológica del Museo Provincial. Sin embargo, son más abundantes en el término municipal los vestigios correspondientes a etapas posteriores -Paleolítico Medio-, contabilizándose hasta cinco yacimientos diferentes documentados y datados en el período Musteriense, situados en los complejos de terrazas del Córcoles y la Cañada de Valdelobos, cursos fluviales de mayor importancia en otras épocas que en la actual. Por su tipología, estos yacimientos han sido emparentados con otros similares en la provincia de Ciudad Real dentro del marco genérico del llamado Paleolítico Medio del Alto Guadiana.

De épocas más cercanas, se han hallado en el complejo arqueológico que forman los parajes de La Pasadilla y Los Castellones:

Uno de los yacimientos Musterienses citados.
Asentamientos de la Edad del Bronce (Morra de La Pasadilla I y II).
Restos íberos en el poblado fortificado de Los Castellones ocupado desde la Edad del Bronce hasta su destrucción en el s III antes de Cristo y en el vecino poblado de El Villar, de la misma época que el anterior aunque alarga su existencia hasta las primeras Taifas.
Restos de calzadas y un puente romanos.
Algunos autores (Enrique García Solana en el Miliario Extravagante), recogiendo una tradición secular villarrobletana, sugieren que la ciudad ibero-romana de Laminio, documentada históricamente pero cuya localización exacta es un misterio y fuente de grandes controversias, está enterrada en algún lugar de este interesante complejo arqueológico o en sus cercanías. Abundando en esa tesis, en el amplio término municipal y aledaños existen otros yacimientos que testimonian asentamientos desde la Edad del Bronce, más o menos extensos y pervivientes en el tiempo, así como restos diversos de calzadas y puentes (especialmente sobre el río Záncara) romanos, lo que sugiere que la zona fue en tiempos un importante nudo de comunicaciones (hasta bien entrado el Renacimiento), además de ser zona fronteriza entre la Carpetania, Celtiberia y Oretania.


Históricamente, está documentada en la llamada (y discutida) Hitación de Wamba la existencia de la población visigoda de Lila (otros autores la llaman "Liba", "Lipa" o "Belida") cuya Iglesia estaría adscrita al Obispado de Ercávica (Santaver cerca de Cañaveruelas, Cuenca) (600 al 693). Algunos historiadores la sitúan en las Casas de Lipa -paraje de La Elipa, a 10 km. al sur del centro urbano- . No obstante, este extremo no se ha podido confirmar con hallazgos arqueológicos de ningún tipo de esa época, aunque en las cercanías existen vestigios ibéricos:

"...Las ruinas de Cabeza del Griego pertenecen á Ergávica, insigne capital de valeroso distrito en el extremo de la Celtiberia, y silla episcopal en tiempo de los godos con el nombre de Arcávica. Dilatábase por el Norte su territorio, desde Aranjuez (¿Ad aram Iovis?) hasta Alcont, dos despoblados hoy, que se llaman Alconte y Alcontote, en el valle por donde se desliza el riachuelo Hungría, al Nordeste de Orche. Hacia el Ocaso terminaba en Mora de Toledo, que conserva su denominación primitiva; y al Sur, en Bastra y Lila, Villaharta de San Juan y Casa de Lipa, cerca de Villarrobledo. La línea oriental, divisoria de Arcávica y Valeria, se aproximaba hasta tocar en Obvia, Avia de la Obispalia, y en Ninar, Minaya, pila bautismal del obispado de Mentesa. Mi estudio sobre el libro de Ithacio, mal apodado Hitación de Wamba, y de que ya repetidas veces ha oído algunos trechos con benevolencia la Academia, ha puesto en claro estas reducciones geográficas, por virtud de datos eficacísimos..." — Aureliano Fernández-Guerra y Orbe, Una Tésera celtíbera. -Datos sobre las ciudades celtibéricas de Ergávica, Munda, Cértima y Contrebia.

La existencia de algunos topónimos de claro origen árabe (Almedina, Jarcejil, Moharras...), referentes al mundo musulmán (Rincón del Moro, Cueva del Moro) así como los restos de norias y aceñas, hacen presuponer una mayor presencia musulmana de la que habitualmente se piensa, en los momentos previos a su fundación. En ese sentido algunos autores han afirmado la existencia de una aljama anterior a 1292 y diversas tradiciones y leyendas sin contraste documental o arqueológico, y por ello dignas de poco crédito, indican que la parte más primitiva de San Blas pudo edificarse sobre una pequeña fortaleza árabe, aprovechando parte de ella.

Fundación de la ciudad:

Villarejo de San Nicolás
Hay cierto consenso en considerar el año de 1292 como el de la fundación (o refundación) de Villarrobledo. En dicha fecha, Juan Martínez de la Plaza con toda su familia se establece en un espeso robledal, también poblado por abundantes carrascas y rodeado de fértiles vegas y humedales, que acabaría convirtiéndose en el actual emplazamiento urbano. A este primer vecino, le siguieron otros seis parientes y amigos, con sus respectivas familias.

Estos primeros habitantes provenían del cercano y hoy desaparecido Villarejo de San Nicolás que llegó a tener 60 vecinos, iglesia y romería, y fue fundado (o repoblado) a mediados del siglo XIII (sobre 1240) por la Ciudad de Alcaraz con el fin de apuntalar el límite norte de su amplio Alfoz. Al tiempo, y a solicitud del Maestre de Santiago se repobló en sus inmediaciones un antiguo emplazamiento ibérico, el Villarejo de San Bartolomé (o Villarejo Rubio), también desaparecido hoy en día.

El hecho de ser ambos Villarejos posiciones avanzadas y fronterizas de sus respectivos (y enemigos) señoríos, y sus condiciones limítrofes, a su vez, con el Señorío de Alarcón; dotaban a la zona de un importantísimo valor estratégico a la vez que ocasionaba múltiples desavenencias y disputas. Esta tensión se vió agravada en 1294 por la salomónica Providencia Real que obligaba a compartir pastos y agua de un mismo pozo situado en el límite de ambos pueblos. En 1298, cansadas de tantas agresiones y escaramuzas (verdaderas batallas en ocasiones), las Cortes de Fernando IV dictaron una providencia mediante la cual se ordenaba separar a ambos Villarejos a no menos de 1 legua en direcciones opuestas a sus emplazamientos primigéneos, originando las actuales localidades de Villarrobledo -Villarejo de San Nicolás- y la localidad ciudadrealeña de Socuéllamos -Villarejo Rubio o de San Bartolomé- en sitios donde existían vestigios de poblaciones antiguas (probados en el solar socuellamino y razonablemente supuestos en el villarrobledense).


Robledillo
Entre 1292 y 1298 se completó la mudanza y el núcleo formado originalmente por Juan Martínez de la Plaza se convirtió en una aldea de Alcaraz de 64 vecinos (unos 300 habitantes), dependiente del Arzobispo de Toledo, llamada Robledillo. Durante todo el siglo XIV la aldea fue prosperando y creciendo en número de habitantes a lo que contribuyó el trabajo de aquellos primeros vecinos y la fertilidad de aquellas tierras, lo que atrajo abundante población de lugares cercanos que se instalaron en ella.

En 1294 se amojonaron los términos de Alcaraz (Villarrobledo) y la orden de Santiago (Socuéllamos), partición vigente hasta hoy y que sirve de límites entre las provincias de Albacete y Ciudad Real. De manera análoga, en 1318 (1356 de la era Hispánica) se fijaron los límites entre el Señorío de Alarcón y el Alfoz de Alcaraz, partición que fija los límites de las provincias de Cuenca y Albacete.


Primeros privilegios:

Villa del Robledo
Por su desarrollo y crecimiento y en agradecimiento a ciertos servicios prestados a la Corona, Juan II de Castilla la hizo Villa independiente de Alcaraz pasando a llamarse Villa del Robledo y a gozar de los privilegios que su nuevo estatus le suponía.

Este privilegio quedó enturbiado cuando este mismo Rey hizo merced de esta villa al Conde de Paredes, Don Rodrigo Manrique -a la sazón, padre de Don Jorge Manrique- para premiar sus méritos en los combates contra los musulmanes. Don Rodrigo, que posteriormente se posicionaría en contra de Juan II y a favor de los infantes de Aragón, la gobernó con su jurisdicción y señorío hasta que a los pocos meses de morir el monarca, en 1454, la vendió por 500.000 maravedís a Don Juan Pacheco, Señor de Belmonte y Marqués de Villena.


Aldea de Villa-Robledo
Don Juan Pacheco convirtió nuevamente a la villa en aldea, esta vez de Belmonte (Cuenca), como leemos en las Cartas de Privilegio otorgadas por los Reyes Católicos:

"...nos fecistes relacion que el Rey Don Juan, nuestro Señor e padre,... ovo aparatado e essemido de la juresdiscion de la Cibdad de Alcaraz essa dicha Villa e la ovo fecho Villa por si e fizo merced della al Maestre Don Rodrigo Manrique, el qual dicho Maestre desis que la ovo vendido a Don Joan Pacheco, Maestre que fue de Santiago, e el dicho Maestre diz que la fizo Aldea de la Villa de Belmonte..." —Reyes Católicos, Privilegios de la Villa de Villa-Robledo de la Vega.

Los villarrobletanos debieron asumir muy mal el oprobio de perder sus privilegios y ser anexionados a un señorío tradicionalmente enemigo. Sin embargo, encontraron muy pronto la ocasión para vengarse de todo ello.


Restitución del Villazgo:

Villa-Robledo de la Vega
En 1475 los villarrobletanos se levantan en armas contra el Marqués de Villena y a favor de los Reyes Católicos, monarcas a los que apoyaron -monetariamente, en especies y con numerosos efectivos humanos para sus ejércitos- de manera leal y reiterada (contra la Beltraneja y en la Reconquista principalmente). Estos hechos le sirvieron a la entonces aldea de Villa- Robledo para ser nuevamente reconocida con el villazgo y sus privilegios inherentes, pasando a denominarse Villa de Villa- Robledo de la Vega -denominación extendida hasta bien entrado el siglo XVII y que se ha perdido hoy aunque parece que de modo no oficial- y siendo incorporada al Patrimonio Real, de manera definitiva y con la condición de no ser nunca más enajenada.

Este espaldarazo recibido por los Reyes supuso para la flamante (otra vez) nueva villa un desarrollo y un despegue demográfico, cultural y económico sin precedentes en su historia.

Ref: 508 - Ultima modificación:29-11-2006
Añadir articulo | Reportar Error | Enviar aun Amigo/a

Volver a HISTORIA VILLARROBLEDO
Volver al pueblo de VILLARROBLEDO
Volver a Albacete
Volver a entrepueblos.com

Otros pueblos de España: A Coruña -Álava -Albacete -Alicante -Almería -Asturias -Ávila -Badajoz -Baleares -Barcelona -Burgos -Cáceres -Cádiz -Cantabria -Castellón -Ceuta -Ciudad Real -Córdoba -Cuenca -Girona -Granada -Guadalajara -Guipúzcoa -Huelva -Huesca -Jaén -La Rioja -Las Palmas -León -Lleida -Lugo -Madrid -Málaga -Melilla -Murcia -Navarra -Orense -Palencia -Pontevedra -S.C de Tenerife -Salamanca -Segovia -Sevilla -Soria -Tarragona -Teruel -Toledo -valencia -Valladolid -Vizcaya -Zamora -Zaragoza si desea volver a la página principal de www.entrepueblos.com pulse aquí.

 
EntrePueblos.com pagina de todos los pueblos y municipios de España